Translate

lunes, 21 de abril de 2014

Tejer es bueno para tu salud

Mucho se ha hablado y publicado sobre los beneficios del crochet o ganchillo en la salud. ¿Es necesario hablar más de ello? Yo creo que sí. Porque surgen dudas y siempre es interesante hablar de todo lo que nos ayude a mejorar. Es esencial ponerse al día y compartir infomación útil.

Personalmente, desde que he retomado el crochet, duermo mucho mejor. Yo lo atribuyo a la concentración que requiere realizar el trabajo y, por tanto, olvidarme de otros problemas que pueden afectar al sueño (suelo trabajar por la tarde-noche). 

Pero tejer ayuda a otros aspectos de la salud. Entre sus beneficios, Katrhyn Vercillo relata en Crochet Saved My Life: The Mental and Physical Benefits of Crochet las ventajas para las personas que sufren depresión, esquizofrenia y dolor crónico entre otras. Pero, sobre todo, hace hincapié en la depresión y recoge testimonios de otras mujeres. Su propia experiencia es bastante intensa. Todavía no he podido leer el libro al completo, solo algunos fragmentos, y me ha impresionado mucho.


Fuente: Pixabay

Ester Corrales Baz, directora de Salut Rural explica que "a nivel internacional existen iniciativas muy interesantes desde los Sistemas de Salud públicos y privados que incorporan actividades de manufactura como tratamiento a prescribir por los profesionales de la salud. El ganchillo favorece movimientos bilaterales, rítmicos y coordinados que se automatizan con la práctica y que permiten mantener una conversación simultánea o entrar en un estado meditativo mientras se disfruta de la actividad". Añade, además, que "el color y la textura de la lana y el hilo son otros dos elementos esenciales en la experiencia de hacer ganchillo. Son grandes estimuladores y, a la vez, ayudan a la relajación".

"El ganchillo permite desarrollar al máximo la creatividad, aumentado de manera progresiva las habilidades que ayudan a la integración en un grupo hasta liderarlo y consolidar vínculos y sentimientos de pertenencia. Hacer algo por uno mismo, y a mano, promueve la seguridad y autoestima".

Se han hecho algunos estudios sobre los beneficios terapéuticos en la salud mental en personas mayores. De estos se extrae la conclusión de que mejora el funcionamiento cognitivo y la autoestima. También puede ayudar a las personas con trastornos alimentarios, al reducir los niveles de ansiedad.


Fuente: Pixabay

 La doctora Leiva, médico anestesista, acupuntora y especialista en dolor, me confirma que   el crochet puede ser muy beneficioso para los pacientes con dolor crónico, ya que esta actividad, cognitivamente compleja, produce una gran liberación de endorfinas y motivación. Además, activa a los centros de aprendizaje y de memoria (que quedan "secuestrados" por el dolor crónico) ayudando a un reentrenamiento y desplazamiento del dolor.

A mi pregunta sobre los beneficios en pacientes con Alzheimer, la doctora Leiva se mostró más cauta, por las áreas que se destruyen en este tipo de enfermedad, pero dependiendo de lo avanzado de la enfermedad y con cuidadores que tutoricen la actividad del paciente, puede ser beneficioso. 


Fuente: Pixabay


Si queréis saber más sobre los beneficios del ganchillo o crochet, la página web Stitchlinks (en inglés) ofrece información muy completa al respecto, desde cómo tejer ayuda en diferentes patologías hasta consejos posturales, pasando por los beneficios que se obtienen en educación. Su objetivo principal es promover la costura y el tejido de punto terapéutico, fomentar actividades para mantener a las personas mentalmente activas, motivadas y comprometidas socialmente.

No sé si en español hay una página como Stichlinks. Si lo descubro, os lo contaré.

La otra cara de la moneda

Hasta ahora hemos expuesto los beneficios. Sin embargo, tejer, sobre todo si no tomamos unas sencillas precauciones, puede acarrear también problemas como:

-Síndrome del túnel carpiano.

-Dolor de cuello y espalda.

            Solución:  pequeños descansos y suaves ejercicios de estiramientos.


Fuente: Pixabay


-Aumento de peso. Tejer sí; 10 horas seguidas sin hacer ejercicio, no.
Solución: No te pases el día tejiendo. Camina, corre, nada...

-Problemas de vista
Para evitar la fatiga visual, realiza pequeños descansos, trabaja con una buena lupa (yo la tengo), no entrecierres los ojos y enfoca la vista cada veinte minutos a algo más lejano. Si usas patrones, que tengan letra legible y buen tamaño.

-Problemas de piel
No debemos mojarnos las manos inmediatamente después de tejer (el cambio brusco de temperatura es malo para los huesos). Es recomendable mantener la piel humectada (puede rozarse un poco por el uso constante de agujas). Yo tengo la piel muy sensible y de vez en cuando, una manicura viene fenomenal para mantener las manos bonitas y la piel en perfectas condiciones. Después de toda una tarde tejiendo, suelo darme un poquito de nivea antes de acostarme.




-Hay otro "problemilla" por ahí, y es que te vuelvas completamente adicta (o adicto) y toda tu casa sea de crochet. Sabemos cuándo empezar pero a veces nos cuesta parar. Recordad: no debemos forrar de crochet al marido, esposa, novia o novio.


Si tenéis alguna historia relacionada con la salud y el crochet, o la calceta y la costura, os animo a compartirla.


                                                     
Salud y ¡feliz crochet!