Translate

lunes, 7 de julio de 2014

El baúl de los recuerdos: visillos blancos

Hace unos 20 años mi hermana me pidió que le hicera unos visillos para su dormitorio. Me encantó que confiara en mí para ese trabajo, porque unos visillos de crochet eran un encargo muy serio para una crochetera principiante como yo. Acababa de terminar una tapete para mi madre, y esa petición me hizo creer que podía con todo.

Pero las ilusiones de juventud pronto se desvanecen, sobre todo si no tomas bien las medidas. Como fue mi caso. Los visillos quedaron muy bonitos, pero no se han podido colocar en la ventana del dormitorio de mi hermana porque son pequeños.

Aun así, los comparto con vosotros. No conservo el patrón, pero creo que es fácil de reproducir. Los visillos están tejidos en punto alto, salvo el inicio en punto bajo, y el borde en picot.









































Para los próximos visillos, mediré bien las ventanas; quizás a estos les dé un nuevo uso, ¿en qué creéis que los puedo utilizar?

                             Saludos y ¡feliz crochet!