Translate

jueves, 31 de diciembre de 2015

Lo mejor y lo peor de Crochet en 80 labores


Cuando el final de año de acerca, ves por todas partes resúmenes de lo que  estos 365 días han dado de sí. Repasas lo mejor, lo más impactante, haces examen de conciencia y prometes mejorar para el año siguiente.

Crochet en 80 labores no es diferente y ha llegado el momento de compartir los posts mejor valorados, los que han tenido buena aceptación desde que comencé a escribir el blog (casi dos años). Pero no se trata solo de mirarnos el ombligo. También hay que hacer autocrítica y reflexionar sobre los posts menos exitosos y, ¿por qué no?,  los que han sido un desastre.

Repaso del año 

Seleccionar los tres mejores posts no ha sido difícil. El propio blog me ofrece la posibildad de saberlo. La selección de los tres peores, en cambio,  ha sido más subjetiva, una mezcla de pocas visitas, escasos comentarios y realidad: si el trabajo no gusta, pues no gusta.

¿Te apetece conocer lo mejor y lo peor del blog antes comer las uvas?

Posts más leídos


1. El ganador por goleada 
En el número uno, desde hace muchos meses, se sitúa el patrón de un móvil para bebé. Se publicó en julio de 2014 y rápidamente se colocó en el primer lugar. Ha pasado más de un año y no se ha movido de esta posición. Creo que las labores para bebés despiertan mucha ternura e interés aunque se trate de un trabajo antiguo. ¿Qué puedo decir? ¡Muchas gracias!

Un móvil ganador


2. Medalla de plata
Las tejedoras y los tejedores recopilamos información y patrones de manera casi obsesiva. Por eso no es de extrañar que el post Crochet web (publicado en mayo de 2014) se situara en segunda posición. Las búsquedas y visitas a diferentes páginas web y blogs para encontrar inspiración o patrones gratuitos me dio la oportunidad de conocer mejor a tejedoras, blogueras y lectoras. Los comentarios de agradecimiento y cariño no tienen precio.

3. Un honroso tercer puesto
 Hacer un vídeotutorial no es fácil.  Grabar, editar, insertar textos... todo eso teniendo en cuenta que lo importante es la explicación y debe ser comprensible para los demás. De ahí mi satisfacción por el tercer puesto alcanzado por el videotutorial para tejer una flor Mollie o flor puff, publicado en enero de 2015. Os dejo con el enlace directo a Youtube. ¡Que lo disfrutéis!

Una flor ganadora
 

Los peores posts

Ahora toca hablar de lo que no ha gustado. Duele, pero hay que extraer lo positivo para mejorar.

1. No ha gustado nada
¿Será el color? ¿La sencillez del diseño? ¿La foto regulera tirando a mala? Posiblemente, de todo un poco. La escasez de visitas a este post no deja lugar a dudas. Esta funda de gafas no ha gustado nada.

Un color brillante para unos resultados escasos


2. La inexperiencia pasa factura
En 2014 tejí durante el invierno tres bufandas en diferentes colores y puntos y publiqué un post mostrándolas con unas fotos malísimas y sin apenas información sobre los patrones. En ese momento me pareció bien. Estaba empezando en el universo bloguero. Además, las primeras entradas las publicaba en español e inglés, pero eso no siempre es garantía de éxito. Cada día me convence más la idea de eliminar el post. ¿Qué opináis?

La foto no  hace jsuticia a la bufanda
3. Un trabajo fallido
 "Abuela, voy a tejerte unos patucos este invierno para que no tengas los pies fríos". Dicho y hecho. Un año después los patucos siguen en el armario porque la lana pica, la talla es demasiado grande y el color no le gusta.  Aquí el fallo no es solo un post con pocos lectores y fotos malas, es que los patucos no eran los adecuados para la abuela.

Sin comentarios

Ahora toca empezar el año con proyectos y ganas de compartir.

¡Feliz Año Nuevo!

lunes, 28 de diciembre de 2015

¿Cuál es tu grado de adicción al crochet?

Tejer o no tejer, esa es la cuestión

¿No has terminado de tejer una labor y ya estás pensando en el siguiente proyecto? ¿Tienes ovillos desperdigados por toda la casa? ¿No puedes parar de tejer?  Si te pasa al menos una de estas tres cosas, quizás quieras descubrir con este sencillo cuestionario tu grado de adicción al crochet (o a cualquier tipo de tejido). Solo tienes que elegir una respuesta de cada pregunta, contar tu opción mayoritaria y comprobar el resultado al final.

Fuente: Pixabay


1. Almaceno mis ovillos en            A) En un armario especial para los ovillos
                                                        B) En una bolsa de plástico en el armario                                         
                                                        C) En todos los armarios de la casa

2. ¿Cómo de lejos has viajado        A) 50 kilómetros
para comprar ovillos?                     B) 25 kilómetros  
                                                        C) Nunca viajo para comprar ovillos

3. ¿En cuántas tiendas online          A) Más de cinco
 compras?                                        B) Solo una
                                                        C) Ninguna

4. ¿Cuándo actualizas tu blog         A) Todos los días
de crochet?                                      B) Una vez a la semana
                                                        C) No tengo blog de crochet

5. ¿Tienes contador                         A) Sí
de vueltas?                                      B) No
                                                        C) ¿Qué es un marcador de vueltas?

6. ¿Tienes reservas ocultas?           A) Suficientes para el proyecto actual
                                                       B) Suficientes para labores que todavía no sé si voy a hacer
                                                       C) No tengo reservas ocultas

7. ¿Dónde tejes?                            A) En partidos de fútbol, el tren, el bus
                                                       B) En el parque, en un bar
                                                       C) En casa

8. En mi bolso puedes encontrar   A) Labores a medio terminar
                                                       B) Libros y notas con patrones y proyectos
                                                       C) Ganchillos y marcadores

9. ¿Cuántos ganchillos tienes?       A) Más de treinta de todos los números
                                                       B) Tres o cuatro
                                                       C) Uno de tamaño medio para todo

10. Suscripciones a revistas o blogs  A) Más de 10
                                                           B) Entre 2 y 5
                                                           C) Ninguna, busco información cuando me interesa

11. Participación en                        A) En todas las que puedo, incluso si son lejos de casa
quedadas tejedoras                         B) Menos de tres
                                                       C) Prefiero tejer sola

12. En vacaciones                          A) Me llevo ovillos para varios proyectos
                                                       B) Busco tiendas interesantes
                                                       C) Desconecto: nada de tejer

13. Tejo                                          A) 10 horas al día
                                                       B) 10 horas a la semana
                                                       C) 10 horas al mes

14. Si me interrumpen mientras     A) Me enfado
cuento puntos                                 B) Ignoro a quien me habla
                                                       C) Paro y vuelvo a empezar

15. Soy capaz de deshacer             A) Siempre
un pequeño e imperceptible fallo   B) Solo si se nota muchísimo
                                                        C) Nunca, es demasiado trabajo

Resultados

Definitivamente, soy adicta. Ya estoy mutando.
1. Más de ocho A: Eres adicta o adicto, reconócelo. Te levantas y te acuestas pensando en todas las cosas que te gustaría tejer. Tienes toda clase de ganchillos, agujas y marcadores. Además siempre estás buscando el ovillo más bonito. Tu paraíso soñado es una habitación llena de ovillos. Tu familia ya no sabe qué hacer contigo. Quizás ya estés mutando como yo.

2. Más de ocho B: Te gusta mucho tejer, pero no sufres síndrome de abstinencia si pasas más de una semana sin tocar tus proyectos, mejor dicho, proyecto. No te gusta que se te acumule el trabajo y solo compras los ovillos necesarios, nunca de más. Te interesa aprender nuevos puntos, pero no te quita el sueño. Sin embargo, debes ser precavida. Si te enfadas cuando te interrumpen mientras cuentas puntos, puede que hayas entrado en un viaje sin retorno.

3. Más de ocho C: Tranquila, no eres adicta. Lo tuyo es hacer alguna cosilla de vez en cuando, pero sin estrés. Tienes algún ovillo, pero no recuerdas dónde lo has guardado y no te preocupa. Si ves algo que te gusta mucho muchísimo, te animas a tejer. Entre tus amistades hay pocas tejedoras y si un punto te parece complicado, lo dejas. ¿Seguro que te gusta tejer?


¿Cuál es tu grado de adicción? ¿Qué otros indicios hay para reconocer a una tejedora compulsiva?

Saludos y ¡feliz Crochet!
                                                                                           

jueves, 24 de diciembre de 2015

Diadema en punto bajo largo

Diadema en punto bajo largo

Siempre he llamado así al punto empleado para la diadema de la fotografía, aunque probablemente tenga otro nombre. Es un punto realmente sencillo pero vistoso y cualquier labor quedará muy bonita. 

Para la diadema de la fotografía necesitarás 50 gramos de lana de grosor medio, una aguja del número 5 y marcador de vueltas.


Diadema en punto bajo largo

Patrón 

1.  50 cadenetas. Unir los dos extremos con un punto deslizado. Colocar el marcador de vueltas. (El número de cadenetas inicial variará en función de la talla. Mide el contorno para asegurarte).
2. Tejer toda la vuelta con medias varetas, con cuidado de no girar el tejido.
3-4. Las dos vueltas en punto bajo.
5. Esta vuelta se teje también en punto bajo. La diferencia es que debes clavar el ganchillo en la vuelta número 3, así el punto quedará más largo.
6-8. Tres vueltas en punto bajo.
9. Una vuelta en punto bajo largo, clavando la aguja en vuelta número 7.
Repite las vueltas 6, 7 8 y 9.
Termina la diadema con una última vuelta con medias varetas.

¿Qué te parece el patrón? Fácil, ¿verdad? Un regalo estupendo para estas fechas.

¡Feliz Navidad!


¡Feliz Navidad 2015!

 Hoy es día para compartir nuestro tiempo con los seres queridos. Disfrutad y dejad las agujas y el ganchillo para el día 26 de diciembre. Un abrazo a todas y a todos.


lunes, 21 de diciembre de 2015

Chaqueta kimono de crochet

Kimono crochet

Las chaquetas de inspiración japonesa están de moda. Y no me extraña. Además de bonitas, tienen un patrón muy sencillo y rápido  de tejer, así que esta Navidad va a ser mi prenda estrella.

Para tejer la chaqueta de la fotografía necesité siete ovillos de lana gruesa matizada, un ganchillo número 10 y una aguja lanera. Comencé montando 70 cadenetas, que será el largo de la chaqueta (unos 90 centímetros). Tejí todas las vueltas en punto jazmín (el tutorial de este punto se puede ver aquí) hasta alzanzar los 65 centímetros.

El trabajo cunde mucho con una lana gruesa


Una vez terminado el rectángulo, se dobla por la mitad y se cosen 13 centímetros de los extremos, como aparece en el dibujo.



Para finalizar, teje dos vueltas alrededor de las mangas y de la chaqueta en punto deslizado, pero tomando solo la hebra trasera (cada vez que haces un punto se forma un pequeño aro, toma la hebra más lejana a ti). Esta parte de la labor es más importante de lo que parece. Hay que tener cuidado en no hacer puntos de más y rizar la labor o, por el contrario, tejer menos puntos de los necesarios y encoger la chaqueta.

Cuantas más cadenetas de inicio hagas, más larga será la chaqueta.

Si te gusta la chaqueta kimono, puedes encontrar más patrones en los siguientes enlaces:
 Bluü propone un bonito modelo tejido con puntos bajos.
Si preferís una lana más fina, podéis ver el patrón de Manualidad y Reciclado.
Y para las que gustáis tejer con dos agujas, tenéis el modelo de Yo tejo... nosotras tejemos.

Como ves, hay muchas variantes para este modelo. Elige el que más te guste.

Saludos y ¡feliz crochet!


jueves, 17 de diciembre de 2015

10 tejedoras en español imprescindibles en Instagram

Todos lo sabemos. Hacer una lista de lo mejor es difícil, normalmente arbitrario e implica dejar otras cosas estupendas fuera. Y esto es lo que me ocurre con el post de hoy. Ofrecer una lista de tejedoras en español que publican sus trabajos en Instagram es complicadísimo. Porque hay muchas y muy buenas. ¿Por dónde empiezo?, ¿qué criterio sigo?, ¿dejaré fuera a alguien que merece estar dentro?, ¿solo tejedoras?

Voy a responder a estas preguntas. Para empezar, he incluido a tejedoras que me gustan y / o con las que interactúo en Instagram y que tengan más de mil seguidores. Solo hay mujeres  porque todavía no he encontrado hombres, y de verdad que me gustaría hubiera. Los hay, y con mucho éxito, de países como Estados Unidos (John Brinegar es mi favorito). Por último, soy consciente de que me dejo a gente con mucho talento fuera. Ojalá tuviera espacio suficiente para escribir un post con todas las tejedoras que me gustan.

En la lista se incluyen tanto profesionales del tejido como aficionadas a esta apasionante artesanía y están ordenadas según el número de seguidores, de menos a más. No voy a comentar su trabajo. Dejo que  las fotos hablen por mí.

Tete García @happycrochet, seguidores 1015

Leti @la_crocheteria, seguidores 2365



Teresa @ovejitabe, seguidores 1474



Almudena Tijera @almudenatijera, seguidores 5320



Clara Montagut @claramontagut, seguidores 6215

Alba @lanasy ovillos, seguidores 6384


 Marta @thebluuroom, seguidores 6804

Ahuyama Crochet @ahuyamacrochet, seguidores 7846



Happy ganchillo @happyganchillo seguidores 11,6k


Mónica Redi @locamonica, seguidores 42,4 k

Me encantaría ampliar esta lista con vuestras aportaciones. ¿Qué tejedora o tejedor añadiríais a la lista?

Saludos y ¡feliz crochet!

lunes, 14 de diciembre de 2015

Copo de nieve de crochet

Copo de nieve de crochet  

Aunque la nieve se resista a veces a llegar, nada tan invernal (y navideño) como unos copos de nieve. Si quieres tejerlos, hay muchos modelos para escoger. Los hay planos y también con un poco de volumen. A mí me gustan todos, pero como hay que escoger, me he decidido por unos copos con un poco de volumen. Para conseguirlo, se sigue un método similar al de la flor puff. Si quieres ver cómo se hace esta flor, pincha aquí.


Copos de nieve

Puedes usar cualquier tipo de fibra, pero lo más recomendable, al menos para mí, es que sea esponjosa, para que tenga más cuerpo. Otro consejo: emplea un grosor de aguja un poco mayor que la hebra.

Patrón

1.  Anillo mágico con 12 puntos bajos. Tira un poco de la hebra.
2. Tres lazadas en el mismo punto sin cerrar. Otras tres lazadas en el siguiente punto. Cierra las seis lazadas juntas. Cuatro cadenetas. Repite en toda la vuelta hasta tener seis pétalos. Cierra la vuelta con un punto deslizado. 
3. Tres cadenetas al aire. Sobre el pétalo de la vuelta anterior, haz seis lazadas y ciérralas todas con un punto bajo. Un piquito (tres cadenetas al aire cerradas en el mismo punto). Tres cadenetas, cierra con un punto deslizado en la base del pétalo. Tres puntos bajos, un punto deslizado en las cadenetas de la vuelta anterior. Repite en toda la vuelta.


Paso a paso para tejer un copo de nieve


Si quieres ver más copos de nieve tipo puff, puedes ver en los siguientes enlaces:
En la página italiana School of crap  tienes la variante con las puntas cambiadas. Incluye gráfico, por lo que se puede seguir fácilmente aunque no hables italiano.
Anabelia Craft Design ofrece también un gráfico gratuito para un copo de nieve muy bonito.
Duitang es una página asiática, creo que japonesa, que incluye varios gráficos de copos de nieve. Me gusta especialmente el que incluye pequeños puff.

¿Te animas a tejer un copo de nieve?

Saludos y ¡feliz crochet!

jueves, 10 de diciembre de 2015

Bufanda infinita tejida con dos agujas

Si tejer con agujas circulares no es lo tuyo (cuesta un poco hacerse con ellas), no te preocupes. Las agujas circulares son muy útiles para tejer prendas y complementos sin costuras; sin embargo, con un poco de maña e imaginación, una costura quedará muy bien, como en la bufanda infinita de hoy. Se teje con agujas normales gruesas, así la labor se termina en poco tiempo. Mientras ves una película larguita, la puedes tener. Como ves, no todo lo que te propongo es crochet. También me gusta tejer con dos agujas. ¿Qué materiales necesitas? Para una bufanda infinita de tres vueltas son los siguientes:

-3 ovillos de lana gruesa de 100 gramos,
-agujas del número 8,
-aguja para coser lana,
-botones grandes (opcional).

Bufanda infinita de tres vueltas: imposible pasar frío 


Para empezar, monta 30 puntos. Teje dos puntos del derecho y dos puntos del revés en todas las vueltas hasta acabar los ovillos, pero RECUERDA GUARDAR UN POCO DE LANA PARA COSER.

Si no quieres una bufanda kan larga, dos ovillos serán suficientes. Cuando termines, cose los dos extremos y ya tienes tu bufanda infinita.  Ahora cose los botones en la unión y habrás acabado. No es difícil, ¿verdad?

Saludos y a disfrutar de tu bufanda.

lunes, 7 de diciembre de 2015

Bolas de Navidad decoradas con puntillas y estrellas de crochet

Bolas de Navidad decoradas

Ya queda menos para la Navidad. Para dar un detalle original a tu decoración navideña, te propongo añadirle unas puntillas o un copo de nieve a las clásicas bolas del árbol. Es una labor muy rápida de hacer y seguro que sorprenderás a todos.

Los materiales necesarios son bolas de colores intensos, preferiblemente grandes, hilo de algodón  fino (del número 1), un ganchillo adecuado y cola blanca.

Las puntillas se tejen montando cadenetas suficientes para la circunferencia de las bolas. Cuando las puntillas y el copo de nieve o estrella, les pones unas gotitas de cola blanca y las pegas con cuidado.

Puntilla 1

La primera puntilla la utilicé como adorno para una cesta de trapillo y pensé que en color blanco quedaría bien un adorno navideño.

Puntilla de ondas

Puntilla 2

La segunda puntilla parece complicada, pero eso se debe a su vistosidad. Cuando te pongas a hacerla, verás que es más fácil de lo que te pensabas. El patrón lo puedes ver haciendo clic aquí.

Personaliza los adornos navideños


El copo de nieve o estrella podéis tejerlo siguiendo el patrón de Anabelia Craft Design. Ella los ha tejido como adorno para el árbol, pero se puede usar igualmente como aplicación en una bola.

Por supuesto, esto son solo sugerencias. Puedes escoger cualquier otra puntilla. Lo importante es que el hilo sea fino y pegar con cuidado la labor.

¿Qué adornos navideños habéis tejido este año? Me encantará verlos.

Un saludos y ¡feliz crochet!

jueves, 3 de diciembre de 2015

Slouchy beanie de crochet para hombre

Slouchy beanie significa literalmente "gorro desgarbado". Este tipo de complemento se ve cada vez con más frecuencia, sobre todo gracias a famosos que lo han incluido en sus looks. Una de las ventajas es que no aplasta tanto el pelo, puesto que queda un poquito holgado.

Hasta ahora había tejido complementos para chicas, pero hoy os traigo un patrón de slouchy beanie para hombre.

Slouchy beanie


Nivel de dificultad: medio

Materiales necesarios:
-2 ovillos de  100 gramos de diferente color (sobrará) para un ganchillo del número 3.
-marcador de vueltas,
-tijeras.

El patrón está pensado para una talla mediana de hombre (circunferencia de la cabeza de 57 centímetros).

El gorro se teje en punto bajo, pero a partir de la segunda vuelta, enlazamos la lana en la hebra de atrás, así se forman las líneas que se aprecian en la foto. (Cuando hacemos un punto, visto desde arriba, se aprecia un pequeño aro. Debes tomar solo la parte del aro más alejada de ti).

1. Teje seis puntos bajos en anillo mágico.
2. Un aumento en todos los puntos. IMPORTANTE: coloca el marcador de vueltas. No es imprescindible cerrar cada vuelta con un punto deslizado hasta cambiar de color. Si se cambia el color sin cerrar la vuelta, se verá un pequeño escalón, pero no queda mal.
3. Un punto, un aumento. Repite en toda la vuelta.
4. Dos puntos, un aumento. Repite en toda la vuelta.
5. Tres puntos, un aumento. Repite en toda la vuelta.
6. Cuatro puntos, un aumento. Repite en toda la vuelta.
7. Cinco puntos, un aumento. Repite en toda la vuelta.
8. Seis puntos, un aumento. Repite en toda la vuelta.
9. Siete puntos, un aumento. Repite en toda la vuelta.
10. Ocho puntos, un aumento. Repite en toda la vuelta.
11. Nueve puntos, un aumento. Repite en toda la vuelta.
12. Diez puntos, un aumento. Repite en toda la vuelta.
13. Once puntos, un aumento. Repite en toda la vuelta.

Slouchy beanie visto desde atrás


14. Teje SIN AUMENTOS hasta ALCANZAR LOS 17 CENTÍMETROS DE TEJIDO. Cambia de color.
15. Dos vueltas en color gris oscuro (o el color que hayas elegido). Cambia de color.
16. Tres vueltas en color gris claro. Cambia de color.
17. Cuatro vueltas en color gris oscuro. Cambiar de color.
18. Sigue tejiendo en color gris claro HASTA TENER 22 CENTÍMETROS DE TEJIDO.
19. Una vuelta en punto bajo normal.
20. Cuatro vueltas en punto elástico. (Media vareta superpuesta pon delante, media vareta superpuesta por detrás). Cierra la labor y esconde el cabo por el interior del gorro.

El mismo patrón con mezcla de colores diferentes

NOTA: Para no equivocarte con la talla, mide la circunferencia de la cabeza. Divide la cifra resultante entre π (3,14) y tendrás el diámetro del gorro. Ahora solo tienes que hacer aumentos (siguiendo la progresión descrita más arriba) hasta alcanzar el resultado de la división. Después solo tienes que tejer sin aumentos hasta tener el largo que te guste. Para un gorro de adulto suelen ser entre 25 y 27 para que tenga bastante caída. Una talla pequeña necesitarás unos 20 centímetros de tejido.

Saludos y ¡feliz crochet!




lunes, 30 de noviembre de 2015

7 fibras sintéticas para tejer

Bajo la denominación de acrílico se suele englobar a una serie de fibras que no son de origen natural, aunque como verás a continuación dentro de las fibras sintéticas hay mucha variedad.

Las fibras sintéticas se obtinen por síntesis química. Cuando compras en tu tienda favorita los ovillos para tus trabajos, quizás te pares a leer la composición de cada uno de ellos (yo lo hago). Si lo haces, enhorabuena. Cada labore requiere un tipo de fibra diferente según el uso que le vayas a dar y lo habitual es encontrar las fibras sintéticas mezcladas con las naturales para aportales mayor durabilidad o elasticidad. Estas son las 7 fibras sintéticas más comunes para tejer.

1. Nailon, nylon
Los investigadores de DuPont Corporation patentaron en 1938 el nailon. Es una fibra resistente y elástica, termoplástica que no tiñe con facilidad. Suele mezclarse con fibras naturales para aportarles resistencia.


Cuerda de nailon

2. Poliéster
El poliéster se desarrolla en el Reino Unido en 1941 por la compañía Imperial Chemical Industries. Es resistente, de tintura difícil y propensa al frisado (creación de pequeñas bolitas en la superficie dle tejido). Se mezcla con lana para hacerla más duradera y fácil de cuidar.

3. Acrílico
El acrílico imita a la lana y tiene propiedades similares al poliéster: durabilidad, fácil cuidado, frisado, pero se tiñe ocn faciliad y el resultado son colores brillantes. La primera fibra acrílica fue descubierta en 1941 por DuPont.

4. Microfibra
La microfibra se compone, como mínimo, de nailon y PET (tereftalato de polietileno). Tactel es la marca de microfibra de DuPont, muy ligera y con poca absorbión de agua. Este verano tejí un biquini con esta fibra. Tiene un tacto agradable, es fácil de trabajar, aunque tiene tendencia a engancharse y estropearse fácilmente con el roce.


Biquini de microfibra: tencel
5. Elastano
El elastano tiene una gran elasticidad, imprescindible en las prendas de baño, ropa interior y deportiva. Una de las marcas más conocidas es Lycra, de DuPont. El elastano se puede encontrar en los ovillos mezclado con otras fibras para aportales elasticidad. Es frecuente encontrarlo en ovillos especiales para biquinis.

6. Rayon
El rayón se produce a partir de un polímero de la celulosa. En 1924 adoptó el nombre de rayón, conocido también como viscosa. Es una fibra muy versátil que puede imitar el tacto de la seda, la lana, el algodón o el lino. Puede teñirse con facilidad

7. Lyocell
El lyocell es una fibra de tacto sedoso, semi-sintética, es decir, es una fibra manufacturada a partir de materia prima natural.  El lyocell se obtiene a partir de la celulosa procednete de la madera de los árboles de eucalipto. Es más conocido por el nombre comercial de Tencel.

Existen marcas comerciales de fibras obtenidas a partir de la proteína de la leche (Lanital y Fibrolana), pero no tengo constancia de ovillos fabricados con estos materiales.

Espero que la información te haya resultado útil y de ahora en adelante conozcas merjor las porpiedades de las fibras sintéticas,

Saludos y ¡feliz tejido!

lunes, 23 de noviembre de 2015

10 fibras vegetales para tejer que debes conocer

 Hace unos días, repasaba las fibras de origen animal más conocidas. Hoy hablaré sobre las fibras de origen vegetal. Tienen grandes ventajas (son tranpirables) y presentan una alternativa interesante para tejedoras y tejedores veganos. Seguro que conoces la mayoría, pero nunca está de más repasar la lista de las más comunes. Quizás alguna de ellas te sorprende.

La fibras de origen vegetal se obtienen de semillas, como el algodón, de los tallos, como el lino y el cáñamo, del follaje, como el sisal y de cáscaras, como el coco.

10 fibras vegetales para tejer que debes conocer
1. Algodón
El algodón es sin duda el rey de las fibras vegetales. Su uso stá muy extendido. Se extrae del arbusto del género Gossypium. Su cultivo requiere largas jornadas de sol, sin heladas y con precipitaciones moderadas. La importancia del algodón experimentó una fuerte subida a partir del proceso de insdustrialización en el siglo XIX.

Ovillo de algodón. Fuente: Pixabay


La fibra de algodón es como una cinta granulosa, retorcida, de forma casi cilíndrica en las variedades de mejor calidad. Entre sus principales características están la retención de agua (entre un 45 y un 50% de su peso. Resulta fresco y cómodo. Se arruga con facilidad, aunque hay tratameintos químicos para evitarlo. Resiste mal a los ácidos y bien a la lejía. Es más económico que las fibras animales.

Para tejer es mejor el algodón mercerizado. La mercerización es un tratamiento químico a base de sosa caústica para conferirle un aspecto brillante, que aumenta su resistencia y afinidad con los colorantes. Este tratameinto fue inventado por el tintorero inglés John Mercer en 1884.

2. Lino
 El lino es una de las fibras vegetales más fuertes y una de las primeras en cultivarse e hilarse para producir textiles. Se extrae de la planta Linum usitatissimun. La planta se ha cultivado desde épocas prehistóricas y crece mejor en zonas templadas con veranos húmedos moderados.

Como el algodón, se compone principalmente de celulosa.Su estructura es rígida, rizada, fuerte y fácilmente arrugable. Absorbe y libera agua fácilmente.

3. Bambú
El bambú pertenece a la familia de las gramíneas. Pueden ser plantas de varios centímetros de alto hasta de varios metros (el mío ha alcanzado los cuatro metros, y eso que estaba en una maceta). Se encuentra de manera natural en Asia, América y África.

Bosque de bambú Arashiyama, Kioto. Un lugar lleno de magia

El hilo de bambú es 100% celulosa natural. Es un antibacteriano natural, transpirable y biodegradable. El tejido con hilo de bambú tiene un tacto suave, fresco y de apariencia luminosa.

3. Cáñamo
El cáñamo se obitne de la planta Cannabis. Hay datos de su  uso desde hace ocho mil años. En España se cultivo durante varios siglos con reconocimiento oficial especial para la confección de vestidos, velas, papel...

El cultivo del cáñamo con fines textiles se ha visto sustituido por fibras  sintéticas, sobre todo a partir de la década de los años 30 del siglo XX. Sin embargo, en las ferreterías es fácil encontrar ovillos de cáñamo o hilo de bramante, muy útiles para tejer alfombras o bolsos.

4. Sisal
El sisal se obtiene del Agave sisalana, planta originario de Yucatán, México.

La fibra tiene que ser extraída de las hojas apenas cortadas, para evitar el riesgo de que se produzcan daños durente el proceso de limpieza una vez secas. Después de la cosecha, las hojas se cortan y aplastan para separar la pulpa de las fibras. La extracción de la fibra se hace raspando el material pulposo.

El uso más conocido del sisa les para la faricación de sogas y cordeles. Como ocurre con el cáñamo, es fácil encontrar sisal en las feterreterías. Las alfombras y las cestas tejidas con este material quedan muy bonitas. auqnue debo añadir que es necesario protegerse los dedos con tiritas o no tejer muchas horas seguidas para evitar ampollas por el roce con la piel.

Cestas de sisal que tejí a principios de año


5. Yute
El yute procede de la planta Corchorus capsularis, una herbácea fibrosa de la familia de las malváceas, cultivada en aregiones tropicales.

Las fibras de yute tienen una longitud de uno a cuatro metros, de color blanco y amarillento. Se puede teñir con facilidad, aunque es menos resistente que el lino y el cáñamo. Es especialmente sensible a los ácidos y se emplea sobre todo para cordelería, arpilleras, esteras y tapices.

6. Bonote (coco)
El bonote es una fibra corta que se extrae de la corteza del coco.

Por su concentración en lignina es una fibra muy resistente pero poco flexible e inadecuada para teñirla. Se usa sobre todo en cordelería, colchones y asientos de automóviles.

En mi opinión, el bonote es una material adecuado para tejer alfombras de exterior,  dada su resistencia a la erosión y al sol.

7. Ramio
El ramio se extrae de la Boehmeria nivea, de procedencia asiática. Su uso es muy antiguo, como lo atestiguan los vendajes de las momias egipcias.

La fibra de ramio es blanca, de brillo sedoso, parecida al lino pero más basta. Es una fibra fuerte, de poca elasticidad y se tiñe con facilidad. El ramio suele mezclarse con otras fibras como el algodón para aumentar su resistencia o con lana, para evitar que encoja. También se mezcla con seda.

8. Abacá
El abacá es una planta herbácea, originario de Filipinas. Su fibra tiene gran resistencia y durabilidad y es conocida como cáñamo de Manila. Se usa para bolsitas de té, filtros y la fabricación de cordajes.

Como el sisal y el yute, se puede el cordel de abacá se puede emplear para tejer esteras o alfombras. Algunas marcas de automóviles lo mezclan con polipropileno termoplástico e hilaza en partes de los coches. La producción de abacá requiere hasta un 60% de energía para su obtención que la fibra de vidrio.

9. Soja
El hilo se soja se obtiene lubricando la pasta de soja a través de nuevas tecnologías de bioingeniería. Posee propiedades antibacterianas, hidratantes y protege de los rayos ultraviolestas. Es liviano, suave como la seda y fresco como el algodón.
 Los ovillos de soja que he encontrado en el mercado suelen llevar una mezcla del 10% con poliéster.
 
10. Maíz
La fibra de maíz, planta originario de América, es de color blanco y tiene un aspecto brillante. Su tacto es parecido al de otras fibras vegetales que tienen celulosa, como el algodón.

Se obtiene a partir de la fermentación de azúcares simples del maíz, que se transforma en ácido láctico, del que se extrae un polímero comocido con el nombre de poliácido láctico, convertido posteriormente en hilado. Tiene la apariencia del algodón, pero con las propiedades del bambú.

Se conoce con el sobrenombre de Ingeo, marca comercial de polímeros. Se puede encontrar en la industria textil, aunque todavía no he localizado ovillos de este material. Si los encuentro, prometo escribir un post con los resultados. Sí he encontrado, en cambio, una especie de madeja, parecida al algodon en rama. Quizás deba pensarme utilizar una rueca.

Como puedes ver, hay una gran variedad de fibras naturales para elegir. Algunas se encuentran fácilmente en el mercado y se pueden tejer gran variedad de prendas. Otras, en cambio, son más adecuadas para tejer alfombras y cestas. Elige la adecuada a tu proyecto.

Saludos y ¡feliz tejido!

jueves, 19 de noviembre de 2015

Dos flores de crochet fáciles y rápidas

Los restos de lana e hilo no pueden quedarse olvidados en un rincón. Sácale partido tejiendo pequeños objetos, ya sean posavasos, portavelas o flores. Quedarán muy bien y no tendrás las hebras desperdigadas por la casa.

Yo he aprovechado restos de otros trabajos y he hecho dos flores que podrás tejer rápidamente y usarlas después para adornar un bolso, una diadema o como broche.


Para la flor amarilla necesitarás hilo y ganchillo del mismo grosor, dos botones de camisa  y cuentas de diferentes tamaños,  aguja de coser y veinte minutos de tu tiempo. Los botones y las cuentas pueden ser del mismo color o de contraste. Para tejerla, sigue el gráfico. Una vez que has terminado, cose dos botones en el centro de la flor. Anuda una hebra en la flor dejando dos cabos (como si hicieses unos flecos) e inserta las cuentas combinándolas como más te gusten. Si quieres usar la flor como broche, cose en la parte trasera un imperdible.

Gráfico flor amarilla

La flor azul es muy fácil de tejer, pero es algo más lenta de hacer porque lleva varias piezas que tendrás que coser. Necesitarás ganchillo e hilo del mismo grosor y aguja lanera para unir los pétalos.



Cada pétalo se teje comenzando con una cadeneta. Se hace un aumento en esa cadeneta. En la siguiente vuelta se hace un aumento en cada punto (ya tienes cuatro puntos). A partir de aquí y hasta la vuelta 12, se hace un aumento en el centro del tejido cada dos vueltas. Si hicieses un aumento en todas las vueltas, el pétalo quedaría demasiado ancho. Recuerda que si quieres pétalos más pequeños debes hacer menos  vueltas.

Alrededor de cada pétalo teje una vuelta en punto deslizado, así consigues un acabado más pulido.  Pasa una hebra por la base y riza el tejido. Anuda

Botón central:
1.  Cuatro puntos bajos en un anillo mágico.
2. Un aumento en todos los puntos.
3. Teje sin aumentos.
4. Una disminución cada dos puntos.
5. Una disminución en todos los puntos.

Cuando tengas los seis pétalos, únelos entre sí para forma la flor y cose el botón.

Yo he tejido las flores de un solo color, pero también usar varios tonos. Lo importantes es aprovechar todos los restos para crear complementos bonitos.

Saludos y ¡feliz crochet!



lunes, 16 de noviembre de 2015

Conoce 10 fibras para tejer de origen animal

Cuando se habla de fibras de origen animal para tejer, lo primero que piensas es ¿sufren los animales?  En la mayoría de los casos la respuesta es no. Los animales suelen ser esquilados por profesionales con herramientas que evitan el sufmiento animal, además  el esquilado evita que el ganado pase calor en los meses estivales. Aunque no todas las fibras animales proceden del esquilado, como la seda.

Fuente: Pixabay
Antes de comenzar con la lista de las 10 fibras de origen animal, debemos diferencian entre lana y pelo. Químicamente apenas hay diferencias, pero su estructura física sí es diferente. Mientras que la lana es rizada, el pelo es liso. La lana forma vellones (pelotas de fibras); el pelo, en cambio, cae suelto y apenas tiene impurezas.

10 fibras de origen animal

1. Merino 
La lana merino es una fibra muy común para tejer. Procede de la oveja merino, una de las razas más extendidas en el mundo. El origen de esta raza no es seguro. Algunas hipótesis apuntan a un origen norteafricano, otras lo sitúan en el sur de la Península Ibérica incluso Oriente Próximo. El Concejo de la Mesta regulaba la crianza de la oveja merina y evitaba que fuese exportada, pero en el siglo XVIII el primer Borbón, Felipe V, la introdujo en Francia. Con el tiempo, se extendió por Europa y América. En la actualidad, su la cría de oveja merina es muy importante en Nueva Zelanda y Australia, donde hay casi un centenar de ovejas por habitante.

La lana merina es larga, rizada y fina, características muy apreciadas para tejer prendas ligeras y cálidas. Otra característica es que mantiene el calor incluso estando mojada, es transpirable y contiene queratina, protegiendo de los rayos solares. Por último, tiene propiedades antibacterianas naturales, retrasando la fijación de olores.

3. Angora
La angora se obtiene del conejo angora, originario de la región turca del mismo nombre. Tiene abundante pelaje, de escaso grosor y largo, lo que ofrece la posibilidad de crear prendas de poco peso y mucho abrigo y de gran calidad. Suele mezclarse con algodón y fibras sintéticas.

Jersey de angora. Fuente: Pixabay
La cabra de angora procede de la misma región y tiene las mismas  características. Es más conocida como Mohair.

Algunas empresas de la industria textil han renunciado a usar angora procedente del conejo de angora por el sufrimiento causado a los animales para obtener sus fibras.

4. Alpaca
La alpaca procede del animal del mismo nombre, de la familia de los camélidos. La alpaca vive sobre todo en Sudamérica, en la región andina. Mide entre 90 y 100 centímetros, de color blanco casi siempre.

Su lana es más larga que la de oveja, brillante y flexible. Es muy suave al tacto y de gran durabiliad.

5. Cachemir o cachemira
Procede de la cabra de Cachemira (región compartida por India y Pakistán), aunque se cría en otras zonas como Mongolia y China.

Su lana es muy elástica, sedosa y aporta un buen aislamiento térmico. Se emplea para prendas de gran calidad, de hecho, una prenda 100x100 cachemira es una prenda de gran lujo.

6. Llama
La llama es un camélido de los Andes. Su lana es gruesa, rugosa, poca elástica y no es tan cara como la alpaca y la vicuña.

7. Vicuña
 La vicuña es el más pequeño de los camélidos americanos. Su pelo es largo, muy fino, de color tostado. Admite todo tipo de tintes y se emplea sobre todo para prendas exteriores de abrigo .

Fuente: Pixabay
La vicuña tiene menos pelo que la alpaca, pero de los tres camélidos americanos es el más apreciado y su población ha disminuido tanto que necesita protección internacional.

8. Guanaco
El guanaco es un camélido americano de abundante pelo, largo y lustroso, de color pardo oscuro con tonalidades amarillas y blancas. Es muy similar a la llama.

9. Yak o buey almizclero
El yak es un bovino originario de las altas montañas de Asia Central. El pelo de su panza mide varios centímetros de largo, de color amarronado y plateado. Su lana es algo áspera y se usa sobre todo para mantas.

8. Seda
La seda se obtiene del gusano de la seda. Algunos indicios señalan la producción de seda en China desde el año 3000 a. C. Al principio era una fibra reservada a la familia imperial china, pero con el tiempo acabó extendiéndose geográfica y socialmente a otras zonas de China. Paulatinamente fue conociéndose en Europa y América (si te interesa conocer más sobre la historia de la seda puedes leer este artículo: Ruta de la Seda).

Molino de seda. Fuente: Pixabay


La seda es suave, lisa y brillante, resistente, de elasticidad moderada. Soporta mal la luz solar y encoge con el agua y es conductora pobre de electricidad.  Se emplea sobre todo en prendas de lujo, tapicería, paracaídas (hasta la aparición del nylon)incluso se uso para los primeros chalecos antibalas hasta la Primera Guerra Mundia.


P. D.  Se han detectado casos de maltrato animal durante el esquilado, hecho denunciado por diversas asociaciones como PETA. Un buen esquilador profesional debe evitar sufrimiento en el ganado.

Saludos y ¡feliz crochet!

jueves, 12 de noviembre de 2015

Guirnalda de ángeles de crochet

La Navidad está a la vuelta de la esquina. Este año he querido renovar un poco la decoración y he tejido una guirnalda de ángeles para colocarla sobre la chimenea. Es una labor de dificultad media, sobre todo por las alas, pero no se tarda más de una hora en tener unos cuantos ángeles.
Los ángeles son pequeñitos (miden seis centímetros de algo), así que se puede poner también en el árbol de Navidad sin problemas.

El material necesario es el siguiente:
-un ovillo de 50 gramos de hilo de algodón mezclado con plata (sobrará)
-aguja adecuada al grosor del hilo (yo usé una del número 2),
-aguja de coser,
-tijeras.


Patrón
Comenzamos tejiendo la cabeza
1. Anillo mágico con 12 varetas (la primera vareta se hace con tres cadenetas).
2. Cerrar con un punto deslizado

Cuello
1. Cuatro puntos bajos


El hilo plateado le da un toque brillante


Alas
La primera ala:
1. Nueve cadenetas
2. En el segundo punto desde el ganchillo: punto deslizado, punto bajo, media vareta, una vareta, una vareta doble, una vareta, media vareta, un punto bajo.
3. Punto deslizado en el cuello.

Para la segunda ala:
1. Dos medias varetas en cada punto del cuello. Cuando llegamos al final, nueve cadenetas y repetimos el patrón de la primera ala.

Cuerpo
1. Un aumento, una vareta en toda la vuelta.
2. Un aumento, dos varetas en toda la vuelta.
3. Un aumento, tres varetas en toda la vuelta.
4. En el mismo punto: un punto bajo, media vareta, una vareta, media vareta, un punto bajo. Dos puntos deslizados en los dos siguientes puntos. Repetir en toda la vuelta.

Añade tantos ángeles como quieras

Para terminar la guirnalda, se tejen los ángeles necesarios para el largo deseado.  Los ángeles se pueden coser a una cinta o a un cordón tejido con el mismo hilo, como aparece en la foto.  Se deja una separación de unos cuatro dedos entre ángel y ángel. La labor queda mejor si planchamos los ángeles y los almidonamos un poquito.

Espero que el patrón de hoy os haya gustado.


Saludos y ¡feliz crochet!