Translate

lunes, 12 de enero de 2015

Cestas de sisal tejidas en crochet

Tejer con sisal no es demasiado complicado, pero el roce continuado de la cuerda sobre la piel del dedo puede provocar molestas rozaduras. Lo más aconsejable es utilizar tiritas para evitarlas.

Con esta pequeña precaución, se pueden tejer cosas realmente preciosas con sisal. Para mi estreno con este material, decidí hacer unas cestas de diferentes tamaños con una aguja del número cinco. Con un solo ovillo, de los que venden en las ferreterías, hice tres cestas.



Todas las cestas están tejidas en punto bajo, pero enlazando la hebra solo por delante.
Cesta pequeña:
1. Anillo mágico con doce puntos bajos.
2. Un aumento en todos los puntos.
3. Un punto, un aumento en todos los puntos de la vuelta anterior.
4-7. Punto bajo sin hacer ningún aumento.
7. Para finalizar el trabajo, se pasa la hebra como si se hiciera un sobrehilado.

Cesta mediana:
1. Anillo mágico con doce puntos bajos.
2. Un aumento en todos los puntos.
3. Un punto, un aumento en todos los puntos de la vuelta anterior.
4. Dos puntos, un aumento en todos los puntos de la vuelta anterior.
5-8. Tejer sin aumentos. Cambia de color.
9. Una vuelta en punto deslizado para acabar la labor con trapillo.

Cesta grande:
1. Anillo mágico con doce puntos bajos.
2. Un aumento en todos los puntos.
3. Un punto, un aumento en todos los puntos de la vuelta anterior.
4. Dos puntos, un aumento en todos los puntos de la vuelta anterior.
5. Tres puntos, un aumento en todos los puntos de la vuelta anterior.
6-12. Tejer sin aumentos.
13. Una vuelta en punto deslizado.
Se acaba la labor con una vuelta en punto deslizado a modo de bordado.

Como veis, se trata de un trabajo muy sencillo, pero que causa un gran efecto. De las tres que he tejido, la que más me gusta es la grande. ¿Y a vosotros?

Saludos y ¡feliz crochet!