Translate

jueves, 30 de julio de 2015

Cinco recomendaciones para tejer a crochet y una para dos agujas.

¿Quién no ha tenido alguna vez una duda para tejer a crochet y ha buscado por todos los medios la forma de resolverla? Puede tratarse de cuánta lana se necesita para un proyecto, cómo endurecer una labor, qué aguja utilizar, etc.

Con el paso del tiempo he ido recopilando consejos y explicaciones de diferentes fuentes y hoy los presento reunidos en un solo post. Todos los que he necesitado reunidos y clasificados. Espero que os sean de ayuda.

Cuánto hilo o lana usar para montar puntos

El primer consejo es para tejer a dos agujas. Aunque soy más de tejer a ganchillo, las dos agujas también me gustan mucho y siempre tengo la misma duda: ¿cuánta lana es necesaria para montar puntos? La solución que me daba mi madre ("tú echa mucha hebra") no me sirve. Existen otros métodos, como usar la medida del brazo, desde la mano hasta el hombro. Si es lana gruesa dará para 18 puntos y si es fina para 20. También se puede enrollar la lana alrededor de la aguja. Cada vuelta es un punto. Así se sabe la cantidad de hebra necesaria.

Cada vuelta un punto. El hilo resultante será el necesario para montar los puntos.


Después de esta iniciación con las dos agujas, pasamos al crochet o ganchillo.

Ganchos para todos los gustos
Vas a la tienda (física o virtual) a comprar un ganchillo y descubres que las opciones son tantas que a veces no sabes cuál escoger. Yo aprendí a tener con agujas de acero (ahora las uso también de aluminio o plástico) y me va bien. Pero existen otros materiales, como el bambú, ergonómicas o con luz incorporada. Como regla general, los hilos resbaladizos (algodón mercerizado, rayón) van mejor con ganchos de bambú o madera. Los ganchos de acero son ideales para hilos como la chenilla (terciopelo).

Leer un gráfico
¿Estás iniciándote en el mundo del crochet y te lías con los diagramas? Tranquilidad, en Mundocrochet te enseñan a interpretarlos. Son explicaciones muy sencillas, tanto para trabajos lineales como circulares. A partir de ahora los diagramas no se resistirán. Lo más importante es que cada dibujo representa un tipo de punto y siempre, siempre debe haber una explicación con las correspondencias.

Puntos flojos

El mejor consejo para quienes tejen con puntos muy flojos es usar un gancho un número o dos menor. Así el punto quedará más apretado.

Crochet para zurdos
Las personas zurdas pueden tener alguna dificultad con los tutoriales, generalmente hechos por personas diestras. Para solucionar todas las dudas existe Crochet para zurdos, una página web repleta de información, consejos y tutoriales. Es la página más completa que conozco.

Cómo endurecer una labor

Cuando tejemos cajitas, platos y objetos similares, es necesario endurecer la labor. Pero ¿cuál es la mejor opción? Yo siempre he usado agua con azúcar.  En un vaso de aguja se disuelven tres cucharadas soperas de azúcar, se introduce la labor y se empapa muy bien. Luego solo hay que poner en un molde adecuado y dejarla secar. Es muy importante que se disuelva bien.  Hay a quien no le gusta esta opción porque cree que va a tener una invasión de hormigas. Hasta ahora no he tenido ninguna invasión, y las cajas siguen perfectas.

Cajita endurecida con azúcar hace más de dos años

Otra opción es usar maicena, que no he usado porque no tengo nunca en casa, o gelatina. Esta sí la he probado y no me gusta. El tejido era calado y se formaba una película transparente que afeaba la labor. Quizás era por la proporción de agua y gelatina, no sé, pero no me quedaron ganas de probar de nuevo.

En Pitusas y Petetes handmade explican el paso a paso para endurecer la labor con ALKIL (látex).

Diferentes nombres para lo mismo

Si como yo, consultáis todo tipo de información hasta encontrar la que más os guste, habréis comprobado que a veces al mismo punto se le llama de diferente manera y puede llevar a una pequeña confusión. Por otro lado, es fascinante la riqueza del vocabulario sobre el mundo del tejido. Cuando tengáis dudas, consultad el Diccionario de Tejiendo Perú. Es el más completo que he encontrado: español de América y de España, inglés, italiano... y con el nombre de las colaboradoras. Confeccionar un diccionario de esas características es un trabajo que requiere mucha ayuda.



Hasta aquí, la recopilación de los consejos que más me han ayudado. Si queréis añadir alguno más,  no tenéis más que decírmelo. Como siempre, me encantará responder a vuestras preguntas y dudas.

Saludos y ¡feliz crochet!