Translate

lunes, 16 de noviembre de 2015

Conoce 10 fibras para tejer de origen animal

Cuando se habla de fibras de origen animal para tejer, lo primero que piensas es ¿sufren los animales?  En la mayoría de los casos la respuesta es no. Los animales suelen ser esquilados por profesionales con herramientas que evitan el sufmiento animal, además  el esquilado evita que el ganado pase calor en los meses estivales. Aunque no todas las fibras animales proceden del esquilado, como la seda.

Fuente: Pixabay
Antes de comenzar con la lista de las 10 fibras de origen animal, debemos diferencian entre lana y pelo. Químicamente apenas hay diferencias, pero su estructura física sí es diferente. Mientras que la lana es rizada, el pelo es liso. La lana forma vellones (pelotas de fibras); el pelo, en cambio, cae suelto y apenas tiene impurezas.

10 fibras de origen animal

1. Merino 
La lana merino es una fibra muy común para tejer. Procede de la oveja merino, una de las razas más extendidas en el mundo. El origen de esta raza no es seguro. Algunas hipótesis apuntan a un origen norteafricano, otras lo sitúan en el sur de la Península Ibérica incluso Oriente Próximo. El Concejo de la Mesta regulaba la crianza de la oveja merina y evitaba que fuese exportada, pero en el siglo XVIII el primer Borbón, Felipe V, la introdujo en Francia. Con el tiempo, se extendió por Europa y América. En la actualidad, su la cría de oveja merina es muy importante en Nueva Zelanda y Australia, donde hay casi un centenar de ovejas por habitante.

La lana merina es larga, rizada y fina, características muy apreciadas para tejer prendas ligeras y cálidas. Otra característica es que mantiene el calor incluso estando mojada, es transpirable y contiene queratina, protegiendo de los rayos solares. Por último, tiene propiedades antibacterianas naturales, retrasando la fijación de olores.

3. Angora
La angora se obtiene del conejo angora, originario de la región turca del mismo nombre. Tiene abundante pelaje, de escaso grosor y largo, lo que ofrece la posibilidad de crear prendas de poco peso y mucho abrigo y de gran calidad. Suele mezclarse con algodón y fibras sintéticas.

Jersey de angora. Fuente: Pixabay
La cabra de angora procede de la misma región y tiene las mismas  características. Es más conocida como Mohair.

Algunas empresas de la industria textil han renunciado a usar angora procedente del conejo de angora por el sufrimiento causado a los animales para obtener sus fibras.

4. Alpaca
La alpaca procede del animal del mismo nombre, de la familia de los camélidos. La alpaca vive sobre todo en Sudamérica, en la región andina. Mide entre 90 y 100 centímetros, de color blanco casi siempre.

Su lana es más larga que la de oveja, brillante y flexible. Es muy suave al tacto y de gran durabiliad.

5. Cachemir o cachemira
Procede de la cabra de Cachemira (región compartida por India y Pakistán), aunque se cría en otras zonas como Mongolia y China.

Su lana es muy elástica, sedosa y aporta un buen aislamiento térmico. Se emplea para prendas de gran calidad, de hecho, una prenda 100x100 cachemira es una prenda de gran lujo.

6. Llama
La llama es un camélido de los Andes. Su lana es gruesa, rugosa, poca elástica y no es tan cara como la alpaca y la vicuña.

7. Vicuña
 La vicuña es el más pequeño de los camélidos americanos. Su pelo es largo, muy fino, de color tostado. Admite todo tipo de tintes y se emplea sobre todo para prendas exteriores de abrigo .

Fuente: Pixabay
La vicuña tiene menos pelo que la alpaca, pero de los tres camélidos americanos es el más apreciado y su población ha disminuido tanto que necesita protección internacional.

8. Guanaco
El guanaco es un camélido americano de abundante pelo, largo y lustroso, de color pardo oscuro con tonalidades amarillas y blancas. Es muy similar a la llama.

9. Yak o buey almizclero
El yak es un bovino originario de las altas montañas de Asia Central. El pelo de su panza mide varios centímetros de largo, de color amarronado y plateado. Su lana es algo áspera y se usa sobre todo para mantas.

8. Seda
La seda se obtiene del gusano de la seda. Algunos indicios señalan la producción de seda en China desde el año 3000 a. C. Al principio era una fibra reservada a la familia imperial china, pero con el tiempo acabó extendiéndose geográfica y socialmente a otras zonas de China. Paulatinamente fue conociéndose en Europa y América (si te interesa conocer más sobre la historia de la seda puedes leer este artículo: Ruta de la Seda).

Molino de seda. Fuente: Pixabay


La seda es suave, lisa y brillante, resistente, de elasticidad moderada. Soporta mal la luz solar y encoge con el agua y es conductora pobre de electricidad.  Se emplea sobre todo en prendas de lujo, tapicería, paracaídas (hasta la aparición del nylon)incluso se uso para los primeros chalecos antibalas hasta la Primera Guerra Mundia.


P. D.  Se han detectado casos de maltrato animal durante el esquilado, hecho denunciado por diversas asociaciones como PETA. Un buen esquilador profesional debe evitar sufrimiento en el ganado.

Saludos y ¡feliz crochet!