Translate

jueves, 12 de noviembre de 2015

Guirnalda de ángeles de crochet

La Navidad está a la vuelta de la esquina. Este año he querido renovar un poco la decoración y he tejido una guirnalda de ángeles para colocarla sobre la chimenea. Es una labor de dificultad media, sobre todo por las alas, pero no se tarda más de una hora en tener unos cuantos ángeles.
Los ángeles son pequeñitos (miden seis centímetros de algo), así que se puede poner también en el árbol de Navidad sin problemas.

El material necesario es el siguiente:
-un ovillo de 50 gramos de hilo de algodón mezclado con plata (sobrará)
-aguja adecuada al grosor del hilo (yo usé una del número 2),
-aguja de coser,
-tijeras.


Patrón
Comenzamos tejiendo la cabeza
1. Anillo mágico con 12 varetas (la primera vareta se hace con tres cadenetas).
2. Cerrar con un punto deslizado

Cuello
1. Cuatro puntos bajos


El hilo plateado le da un toque brillante


Alas
La primera ala:
1. Nueve cadenetas
2. En el segundo punto desde el ganchillo: punto deslizado, punto bajo, media vareta, una vareta, una vareta doble, una vareta, media vareta, un punto bajo.
3. Punto deslizado en el cuello.

Para la segunda ala:
1. Dos medias varetas en cada punto del cuello. Cuando llegamos al final, nueve cadenetas y repetimos el patrón de la primera ala.

Cuerpo
1. Un aumento, una vareta en toda la vuelta.
2. Un aumento, dos varetas en toda la vuelta.
3. Un aumento, tres varetas en toda la vuelta.
4. En el mismo punto: un punto bajo, media vareta, una vareta, media vareta, un punto bajo. Dos puntos deslizados en los dos siguientes puntos. Repetir en toda la vuelta.

Añade tantos ángeles como quieras

Para terminar la guirnalda, se tejen los ángeles necesarios para el largo deseado.  Los ángeles se pueden coser a una cinta o a un cordón tejido con el mismo hilo, como aparece en la foto.  Se deja una separación de unos cuatro dedos entre ángel y ángel. La labor queda mejor si planchamos los ángeles y los almidonamos un poquito.

Espero que el patrón de hoy os haya gustado.


Saludos y ¡feliz crochet!