Translate

lunes, 2 de noviembre de 2015

La instagramer crochetera ideal

Comenzaré diciendo una obviedad: las redes sociales han cambiado la forma de aprender y compartir nuestro trabajo, del tipo que sea. Y hoy quiero hablar de una en particular y que ha cambiado mi forma de compartir mi trabajo: Instagram.

Cuando comencé a publicar en esta red social no tenía mucha fe, "no creo que me sirva", pensé. Sin embargo, ¡qué equivocada estaba! Un año después estoy enganchada y he descubierto el talento de tejedoras y tejedores impresionantes. Además, agrada saber que tu trabajo llega a un montón de gente.  Ya lo dice el refrán: "una imagen vale más que mil palabras". Pero no es oro todo lo que reluce. A veces pecamos, peco, por ejemplo, de publicar demasiadas fotos en un minuto y eso puede abrumar a tus seguidores.

Si todavía no te has decidido por Instagram o no sabes sacarle partido, te voy a dar diez sencillos consejos para convertirnos en la instagrammer crochetera ideal. Por supuesto, la lista hay que leerla en clave de humor: incluso a mí me resulta difícil seguir mis consejos. ¡Uf, es una tentación demasiado grande no hacer fotos y publicarlas sin parar!

1. Selecciona las fotos

La foto de tu chal ha salido preciosa, o quizás no tanto, pero te lo has puesto y tienes una expresión divertida. Esa foto seguro que gusta a tus seguidores. Veinte fotos de casi lo mismo, cansa. Modérate.

2. Agrupa

Si te puede la tentación y quieres publicar 50 fotos de tu gato jugando con tu ovillo favorito, usa una aplicación que te permita agruparlas en una sola foto. Por muy mono que sea el gato, no cuelgues las 50.

Además de agrupar, estoy experimentando con las marcas de agua


3. ¿Cuántos hashtags incluir con cada foto?

"Hashtag", ¡por qué no decir directamente "etiqueta"? Aunque ese es otro tema. Un par, o tres, está bien. Ayuda a clasificar el trabajo, ¿75?, no gracias. Aburre, abruma, cansa y acabas por no leer ninguna.

4. Filtros

Si ayudan a realzar el trabajo, sí. Pero no hacen milagros. Saturar, desenfocar, recitar, girar... al final la bufanda va a parecer el dibujo de una neurona.

A veces cambiar a blanco y negro es suficiente 


5. Hacer "clic"

No somos fotógrafos profesionales, eso lo sabe hasta el lucero del alba, aunque no cuesta tanto cuidar un poquitín el encuadre y la luz. Los "¡madre mía!, pero ¿qué es esta foto?" nos hacen flaco favor. Si quieres aumentar tu número de seguidores, cuida los detalles.

De las peores fotos que he hecho nunca


6. Seguidores

Este es un tema peliagudo. ¿Sigo a todo el que me sigue? Eso es una cuestión personal. Por regla general, (y es solo mi opinión) yo sigo a quien me sigue si nuestro perfil es similar, es decir, trabajos de tejido. Me he encontrado con seguidores que solo se dedican a presumir de culo o abdominales, y no los sigo. ¿Están mal este tipo de fotos? No; sin embargo, hay demasiadas fotos y poco tiempo. Por no hablar de seguidores sospechosos. Si el objetivo es compartir labores, me centro en labores. Existe margen para excepciones, claro. No es bueno ser inflexible.

7. Me gusta

Pasa lo mismo que el punto anterior. ¿De verdad, de verdad te gusta todo? ¿o solo quieres que te los devuelvan?

8. Comentarios

Sé amable y responde cuando hagan un comentario de tu foto, aunque haya pasado tiempo, responde siempre. Tus seguidores se han tomado la molestia de escribirte (¡con lo incómodo que es escribir con el teclado del teléfono!). No seas vaga (o vago) y responde.

9. Espontaneidad

A veces estamos tejiendo algo, sin pensarlo mucho hacemos una foto, la publicamos, y luego nos arrepentimos. Pero es demasiado tarde, alguien la ha compartido o ha hecho una captura de pantalla. Pensad antes de publicar.

Estaba tejiendo una alfombra, paré un segundo y... foto al canto


10. No seas pirata

Si te gusta la foto de un trabajo y quieres compartirla, no la pongas en tu perfil como si fuera tuya. Normalmente a la gente le encanta que se comparta su trabajo, en caso contrario suelen decirlo en su perfil. Respétalo. Si se puede compartir, siempre, siempre hay que incluir al autor o autora de la foto. Una seguidora me comentó que alguien se había apropiado de una de mis fotos, sin mi nombre. Fui al perfil de la "usurpadora". Le di las gracias por compartir, pero le dije que tenía que poner mi nombre en la foto y, como resultado,  la eliminó de su perfil. No es eso: compartir SÍ, apropiarte de un foto o un trabajo que no es tuyo, NO.

Esta fue la foto pirateada


A pesar de estos consejos, creo que lo más importante seguir es tu propio estilo, lo que te funcione. Puede que algunos te parezcan absurdos o superfluos y eso está bien. Pero quiero preguntarte ¿cuál es para ti el más importante? Yo lo tengo claro, el número 10.

Saludos y ¡feliz crochet!

NOTA: Todas las fotos de este artículo están en mi perfil de Instagram (maratricot), realizadas por mí misma.