Translate

jueves, 30 de julio de 2015

Cinco recomendaciones para tejer a crochet y una para dos agujas.

¿Quién no ha tenido alguna vez una duda para tejer a crochet y ha buscado por todos los medios la forma de resolverla? Puede tratarse de cuánta lana se necesita para un proyecto, cómo endurecer una labor, qué aguja utilizar, etc.

Con el paso del tiempo he ido recopilando consejos y explicaciones de diferentes fuentes y hoy los presento reunidos en un solo post. Todos los que he necesitado reunidos y clasificados. Espero que os sean de ayuda.

Cuánto hilo o lana usar para montar puntos

El primer consejo es para tejer a dos agujas. Aunque soy más de tejer a ganchillo, las dos agujas también me gustan mucho y siempre tengo la misma duda: ¿cuánta lana es necesaria para montar puntos? La solución que me daba mi madre ("tú echa mucha hebra") no me sirve. Existen otros métodos, como usar la medida del brazo, desde la mano hasta el hombro. Si es lana gruesa dará para 18 puntos y si es fina para 20. También se puede enrollar la lana alrededor de la aguja. Cada vuelta es un punto. Así se sabe la cantidad de hebra necesaria.

Cada vuelta un punto. El hilo resultante será el necesario para montar los puntos.


Después de esta iniciación con las dos agujas, pasamos al crochet o ganchillo.

Ganchos para todos los gustos
Vas a la tienda (física o virtual) a comprar un ganchillo y descubres que las opciones son tantas que a veces no sabes cuál escoger. Yo aprendí a tener con agujas de acero (ahora las uso también de aluminio o plástico) y me va bien. Pero existen otros materiales, como el bambú, ergonómicas o con luz incorporada. Como regla general, los hilos resbaladizos (algodón mercerizado, rayón) van mejor con ganchos de bambú o madera. Los ganchos de acero son ideales para hilos como la chenilla (terciopelo).

Leer un gráfico
¿Estás iniciándote en el mundo del crochet y te lías con los diagramas? Tranquilidad, en Mundocrochet te enseñan a interpretarlos. Son explicaciones muy sencillas, tanto para trabajos lineales como circulares. A partir de ahora los diagramas no se resistirán. Lo más importante es que cada dibujo representa un tipo de punto y siempre, siempre debe haber una explicación con las correspondencias.

Puntos flojos

El mejor consejo para quienes tejen con puntos muy flojos es usar un gancho un número o dos menor. Así el punto quedará más apretado.

Crochet para zurdos
Las personas zurdas pueden tener alguna dificultad con los tutoriales, generalmente hechos por personas diestras. Para solucionar todas las dudas existe Crochet para zurdos, una página web repleta de información, consejos y tutoriales. Es la página más completa que conozco.

Cómo endurecer una labor

Cuando tejemos cajitas, platos y objetos similares, es necesario endurecer la labor. Pero ¿cuál es la mejor opción? Yo siempre he usado agua con azúcar.  En un vaso de aguja se disuelven tres cucharadas soperas de azúcar, se introduce la labor y se empapa muy bien. Luego solo hay que poner en un molde adecuado y dejarla secar. Es muy importante que se disuelva bien.  Hay a quien no le gusta esta opción porque cree que va a tener una invasión de hormigas. Hasta ahora no he tenido ninguna invasión, y las cajas siguen perfectas.

Cajita endurecida con azúcar hace más de dos años

Otra opción es usar maicena, que no he usado porque no tengo nunca en casa, o gelatina. Esta sí la he probado y no me gusta. El tejido era calado y se formaba una película transparente que afeaba la labor. Quizás era por la proporción de agua y gelatina, no sé, pero no me quedaron ganas de probar de nuevo.

En Pitusas y Petetes handmade explican el paso a paso para endurecer la labor con ALKIL (látex).

Diferentes nombres para lo mismo

Si como yo, consultáis todo tipo de información hasta encontrar la que más os guste, habréis comprobado que a veces al mismo punto se le llama de diferente manera y puede llevar a una pequeña confusión. Por otro lado, es fascinante la riqueza del vocabulario sobre el mundo del tejido. Cuando tengáis dudas, consultad el Diccionario de Tejiendo Perú. Es el más completo que he encontrado: español de América y de España, inglés, italiano... y con el nombre de las colaboradoras. Confeccionar un diccionario de esas características es un trabajo que requiere mucha ayuda.



Hasta aquí, la recopilación de los consejos que más me han ayudado. Si queréis añadir alguno más,  no tenéis más que decírmelo. Como siempre, me encantará responder a vuestras preguntas y dudas.

Saludos y ¡feliz crochet!

lunes, 27 de julio de 2015

Alfombra de trapillo rosa con detalles en beis y fucsia

¡Cuánto tiempo sin tejer una alfombra de trapillo! Por eso cuando me pidieron que hiciera una para Carla, mi sobrina de siete meses, me alegré un montón. La única indicación eran los colores: rosa, beis y fucsia. Hice varias pruebas y después de descartar el color fucsia en el centro (parecía una diana), decidí que lo mejor era darle mayor protagonismo al rosa.



La alfombra mide casi un metro de diámetro y he usado tres ovillos de color rosa, uno de beis y otro en fucsia. Todos de 800 gramos (con lo que sobra se puede hacer una cesta a juego).

Empezamos la alfombra en el color rosa con un anillo mágico con 16 varetas.
2. Una vareta, una cadeneta.
3. Tres varetas en cada hueco de la vuelta anterior (en total 48 puntos).
4. Una vuelta en punto abanico (en el mismo punto tejemos seis varetas cada seis puntos de la vuelta anterior).
5. Cuando tengamos la vuelta acabada, montamos tres puntos deslizados hasta llegar a la mitad del abanico de la vuelta anterior. Enlazad el trapillo con un punto bajo, ocho cadenetas, un punto bajo en el centro del siguiente abanico. Repetid hasta acabar la vuelta.
6. Una vareta en cada punto de la vuelta anterior.
7. Seis varetas, un aumento en toda la vuelta.
8. Una vareta, dos cadenetas cada dos puntos de la  vuelta anterior. Repetid en toda la vuelta.
9. Un punto piña, dos cadenetas en toda la vuelta.
10. Dos varetas, una cadeneta en toda la vuelta.
11. Una vareta en todos los puntos de la vuelta anterior.
12. Cambiad al color beis. Siete varetas, un aumento. Repetid en toda la vuelta.
13. Ocho varetas, una aumento. Repetid en toda la vuelta.
14. Cambiad al color fucsia. Ocho varetas, un aumento. Repetid en toda la vuelta.
15. Nueve puntos bajos, un aumento. Repetid en toda la vuelta.
16. Una vuelta en punto deslizado.

 

COMPROBAD EN CADA VUELTA QUE LA LABOR NO SE RIZA NI ENCOGE. Dependiendo del tipo de trapillo (con lycra) y de lo apretado que tejáis, puede ser necesaria alguna rectificación en el número de puntos.

Saludos y ¡feliz crochet!

jueves, 23 de julio de 2015

Bolso de mano de cáñamo

Me gusta tejer con materiales que no comunes, como tiras de plástico o cuerda. Por eso, cuando hace poco vi cordel de bramante en la ferretería, pensé que sería un material para hacer un nuevo bolso.

El cordel de bramante se fabrica con cáñamo y suele ser delgado, muy adecuado para tejer un bolso. Es un poco rígido y al principio cuesta manejarlo.

Llena de ilusión, empecé el bolso, y en las primeras vueltas, ¡horror! pensé que iba a quedar muy feo porque se retorcía un montón. Menos mal que al aumentando el tejido, iba quedando mejor, aun así tuve que "domarlo" un poquito con las manos para tener un bolso plano.

Si tenéis la piel sensible, es aconsejable ponerse una tirita en los dedos para evitar rozaduras. Yo no la usé y notaba la piel un poco enrojecida, aunque no llegó a hacer herida.



He utilizado tres ovillos de 50 gramos cada uno. Como adorno, un botón cerámico en forma de corazón que añade un punto de atención. También necesité una cremallera y tela para el forro, ¡ah! y una aguja del número 3. ¿Tamaño? 24 x 16 centímetros, suficiente para llevar lo más importante.

Comenzamos con 35 cadenetas más una de subida y tejemos una base de un dedo de ancho. Cuando la tenemos terminada, tejemos alrededor  19 vueltas en punto abanico de varetas dobles: en un mismo punto se montan 6 varetas dobles, saltamos dos puntos y en el tercero volvemos a montar seis varetas dobles. En la siguiente vuelta, enganchamos el hilo en el centro del abanico anterior y montamos las seis varetas dobles en el extremo del abanico.

El bolso se termina con una vuelta en punto deslizado. En uno de los extremos, enganchamos el hilo y tejemos 50 cadenetas para la pulsera ( o las que estiméis necesarias). La terminamos también con puntos deslizados.

En el centro del bolso volvemos a enganchar el hilo doble para el cierre y hacemos 20 cadenetas. Centramos bien el botón y lo cosemos. Esta última parte es opcional, porque el bolso lleva cremallera.

El botón y el forro aportan color al bolso


Por último cosemos el forro y la cremallera y ya tenemos nuestro bolso. Reconozco que esta parte es un poco molesta, porque hay que coser el forro al bolso a mano (mi máquina de coser no sirve para estos menesteres). Recomiendo una buena aguja y un hilo resistente.

¿Qué os ha parecido? ¿Os gusta el bramante para un bolso?

Saludos y ¡feliz crochet!

lunes, 20 de julio de 2015

Broche con cerezas

¿Qué os parece un broche de cerezas para alegrar una camiseta  en verano?  Si como yo, sois de las que os gustan pequeños detalles de crochet para dar un toque personal a tus prendas, este broche os encantará.



Los materiales necesarios son:
- un poco de hilo verde y rojo (o fucsia) fino,
-una aguja del número 2,
-un imperdible o un broche para coser (se puede encontrar en tiendas de manualidades),
-un poco de guata,
-marcador de vueltas.

Este broche es ideal para aprovechar pequeños restos de otras labores.

Empezamos a tejer las dos hojas:

1. Nueve cadenetas.
2. Clavamos en el segundo punto de cadeneta desde el ganchillo. Trabajamos un punto bajo, dos medias vareta, dos varetas, dos medias varetas, un punto bajo.

Cosemos las dos hojas por un extremo. Enlazamos el hilo verde en la unión, dejando dos cabos largos, uno para cada rabito. Con un cabo montamos cinco cadenetas y con el otro, siete.

Para las cerezas montamos tres cadenetas y las cerramos en redondo con un punto deslizado. En la anilla que se forma, trabajamos siete puntos bajos. Cerramos con un punto deslizado y clavamos el marcador para saber dónde comienzan las vueltas.
2. Un punto bajo, un aumento en toda la vuelta.
3. Dos puntos bajos, un aumento en toda la vuelta.
4. 5. Un punto bajo en toda la vuelta.
Rellenamos con un poquito de guata y comenzamos a cerrar las cerezas.
6. Dos puntos bajos, una disminución.
7. Un punto bajo, una disminución.
8. Una disminución en todas las vueltas.

Cosemos las cerezas y el broche y ya hemos acabado.

Saludos y ¡feliz crochet!

viernes, 17 de julio de 2015

Chal de ganchillo en hilo naranja matizado.

Hace calor, mucho calor, pero en algunas zonas de la Península tenemos suerte y por la noche refresca. Y pensando en esas noches frescas de verano he tejido el chal de la fotografía.



Lo he tejido con un hilo matizado (para una aguja del número 2) en color naranja. Este hilo me gusta especialmente porque el dibujo cambia en función del punto usado. Si repasáis mis trabajos, podéis ver que lo empleo con cierta frecuencia.

Para tejer este chal son necesarios tres ovillos y medio de 75 gramos de algodón mercerizado. Mide 160 x 52 centímetros y lleva una puntilla tejida a base de sencillas flores y cadenetas.

Detalle 


Empezamos montando 400 cadenetas (o las necesarias para el largo deseado). A partir de la segunda vuelta, trabajamos en punto v hasta alcanzar los 52 centímetros.



 Tejemos tres vueltas en punto bajo alrededor de todo el chal. Recordad que hay que hacer dos aumentos en las esquinas para que la labor no encoja. Para finalizar, tejemos una puntilla. Puede cambiarse por unos flecos.

La puntilla la he realizado de la siguiente forma: siete cadenetas, formando un aro con las cuatro últimas cerradas con un punto deslizado. Dentro del aro, un punto bajo, tres varetas, un punto bajo. Repetir tres veces.

Es un trabajo muy fácil de realizar, ¿os animáis?

Saludos y ¡feliz crochet!

jueves, 9 de julio de 2015

Conjunto de monedero, funda de gafas y neceser.

Un conjunto de monedero, funda de gafas y neceser para llevarlo todo ordenado y con estilo veraniego. El tamaño es ideal para llevarlo en la bolsa de la playa.

Las tres piezas están tejidas en el mismo punto (tres varetas en el mismo punto cada tres puntos), pero cada una tiene un pequeño detalle: una borla, una perla botón y una pulsera de nácar. Como el punto no es muy tupido, aconsejo colocar un forro, así evitaremos que nuestros tesoros

El hilo es matizado, dando lugar a un juego de tres colores muy mucho. También es muy finito, para una aguja del número 2, por lo que es más lento de trabajar, a pesar de tratarse de piezas pequeñas.

¿Os animáis a tejer vuestro conjunto para el bolso? Espero que sí.






Saludos y ¡feliz crochet!

miércoles, 1 de julio de 2015

Patrón de una camiseta de ganchillo

Hace unos días os mostraba el patrón de un aplique blanco. La idea era utilizarlo como base para tejer una camiseta. El resultado no me gustó y cambié el diseño de la camiseta por el que hoy estáis viendo.

Me ha costado un poquito porque es la primera vez que hago una prenda de este tipo, pero estoy satisfecha con el resultado.  La talla es una 40 y he invertido casi dos semanas en tejerla. Si os apetece tener una igual, necesitaréis cuatro ovillos de algodón de 100 gramos para una aguja del número 2. Si sois principiantes, recomiendo paciencia e ir probando poco a poco que la talla es la adecuada. ¿Preparadas para comenzar?

Tengo que mejorar la pose

Espalda de la camiseta


Parte delantera
Empezamos tejiendo cuatro flores africanas. Yo he seguido el patrón de lanas y ovillos, modificando las dos últimas vueltas: en lugar de puntos bajos, he usado varetas o puntos altos.
Una vez que tenemos las cuatro flores africanas, las unimos solo por un lateral, poniendo mucho cuidado en que queden todas del derecho. Después de unidas todas las flores, tejemos alrededor una vuelta alternando una vareta, una cadeneta, y la siguiente, una vareta en cada punto de la vuelta anterior.
NOTA: si queréis hacerla un poquito más pequeña, se pueden suprimir estas dos últimas vueltas. Y al revés, si la queréis un poco más grande, aumentad el número de vueltas.

1. Ahora enganchamos el la aguja en uno de los extremos y comenzamos a tejer tres vueltas de medias varetas, tomando solo el hilo de atrás (cuando tejemos se forma un pequeño aro, para este punto tomamos el hilo más lejano a nosotras, no el aro completo).

2. Una vuelta de punto en "v".

3. Seis vueltas de medias varetas.

4. Dos vueltas tejiendo tres varetas en un mismo punto, salta dos puntos y en el tercero, tres varetas en un mismo punto. Seguid así hasta el final de la vuelta.

5. Nueve vueltas de medias varetas.

6. Dos vueltas tejiendo tres varetas en un mismo punto, salta dos puntos y en el tercero, tres varetas en un mismo punto. Seguid así hasta el final de la vuelta.

7. Doce vueltas de medias varetas.

8. Dos vueltas tejiendo tres varetas en un mismo punto, salta dos puntos y en el tercero, tres varetas en un mismo punto. Seguid así hasta el final de la vuelta.

9. Veintitrés vueltas de medias varetas. Cortad el hilo.


Cada uno de los tirantes de la camiseta se hace por separado, contando 12 puntos desde el borde y enganchad el hilo.  Tejed  30 medias varetas. Girad el tejido y disminuid un punto en los dos extremos en todas las vueltas hasta tener un ancho de 10 puntos (recordad que debéis seguir enlazando el punto en la hebra de atrás). Tejed ahora 15 vueltas y ya tenéis la parte delantera acabada.


Parte trasera
La parte trasera se teje igual que la parte delantera excepto la parte superior.

Contad 22 puntos desde el extremo y enganchad el hilo. Tejed 58 medias varetas. Disminuid en los extremos un punto durante 8 vueltas. 8 vueltas sin ninguna disminución. Cortad el hilo.

Cada uno de los tirantes se hacen por separado siguiendo este patrón: enganchad el hilo en el extremo y tejed 14 medias varetas. Disminuid un punto SOLO en la parte interior de la camiseta hasta tener un total de 10 puntos. Una vez que tengáis los 10 puntos, tejed 15 vueltas y habréis acabado la parte trasera.

Cosemos las dos partes de la camiseta y tejemos alrededor del escote, bajo y tirantes una vuelta de punto bajo y otra de punto deslizado. Se puede sustituir por piquitos, o punto abanico.

La camiseta, ya lo decía más arriba, tiene cierta complejidad, aunque lo que más me cuesta es explicar el patrón. No dudéis en preguntarme si tenéis alguna duda.

Saludos y ¡feliz crochet!