Translate

jueves, 14 de enero de 2016

5 errores comunes al comprar ovillos

Errores comunes al comprar ovillos

Lo reconozco: comprar ovillos y madejas es un placer. El color, el tacto de las fibras, combinar colores para el próximo proyecto. Pero a veces, adquirir nuestro material favorito se puede convertir en una pesadilla, sobre todo cuando cometemos algunos de estos errores. ¿Te ha pasado a ti también?

1. No comprar suficientes ovillos
Después de la búsqueda del patrón perfecto y una rápida operación matemática, crees que necesitarás  cinco ovillos para esa chaqueta tan divina. Pero cuando ya no puedes parar de tejer, el punto está quedando precioso y...  ay ay ay, te quedas sin material. Si te ha pasado, ya conoces la sensación. Lo primero que se te pasa por la cabeza es salir y comprar más ovillos (por internet tarda algunos días en llegar a casa). Sin embargo, ¡son las tres de la madrugada! Solo toca esperar. Y claro, cuando vas a comprar ya no queda la tintada que necesitas y el color para tu chaqueta ya no es homogéneo. Esto te ha pasado tantas veces, que ahora cometes el error número 2.

2. Compras demasiados ovillos.
Siempre se pueden aprovechar para trabajos más pequeños como gorros, diademas o bufandas combinando los diferentes colores. ¡Menos mal! Un error convertido en ventaja.

Fuente: Pixabay
 
3. Comprar el ovillo equivocado
Pasa con más frecuencia de lo que pensabas. El patrón que estás siguiendo está pensado para un determinado tipo de fibra, pero a ti no te gusta. Así que cambiars el grosor, la lana por el algodón, el color... y lo adaptas a tus preferencias. Sin embargo, debes tener en cuenta que cada fibra tiene una elasticidad diferente, un determinado punto se ve más hermoso en colores lisos (o al contrario), el grosor de la hebra puede modificar el número de puntos inciales... Debes tenerlo en cuenta cuando quieras cambiar algo del patrón original para no llevarte disgustos innecesarios.

4. Comprar sin leer 
Las etiquetas no están solo para poner la marca. Fíjate en la composición, así evitarás alergias, sobre todo si quieres tejer algo para un bebé. También elegirás el mejor material para cada proyecto.

Las fibras naturales resisten mejor el calor. Fuente: Pixabay


5. Comprar por comprar
¡Uy, qué ovillo tan bonito! Todavía no sé que voy a hacer con él, pero ya se me ocurirá algo. Un año después, lo tienes al lado de todos los demás, esperando ser tejido, esperando el proyecto perfecto.

¿Cuál de estos errores has cometido? ¿Tienes  historias divertidas comprando ovillos? Me encantará conocerlas.

Saludos y ¡feliz crochet!