Translate

lunes, 22 de febrero de 2016

¿Qué dice tu ganchillo sobre ti?

Sensibilidad tejedora 

Fuente: Pixabay
 Tus amistades no tejedoras pueden ser las personas más amables. Aprecian tu trabajo y a veces te compran algunas piezas. Sin embargo, en ocasiones parece que habláis idiomas diferentes, sobre todo en determinadas ocasiones. Es en esos momentos cuando se descubre tu verdadera personalidad.

Estás tejiendo un chal y te dicen:

 -¡Qué lista eres, cómo tienes memorizados todos los puntos!
Te sientes muy lista, sí, pero en lugar de dar las gracias respondes:
-Esta parte no ha quedado como yo pretendía, se ha torcido y ...
¡Ups!, la otra persona no entiende nada de lo que explicas, solo observa tu trabajo. Eres toda modestia.


Estás tejiendo tu chal número 20 y te preguntan:

-¿Otra vez tejiendo?
-Sí
Realmente lo que te quieren decir es que tienes demasiado tiempo libre, pero lo que tú piensas es: "¿quién interrumpe a alguien que está contando puntos?" Eres toda concentración.

Estás tejiendo un poncho 

Tu vecina te dice:
-¿Por qué malgastas tiempo y dinero si lo puedes comprar en el hípermercado muy barato?
-No encontraba el color deseado.
Tú sabes que no es lo mismo un poncho tejido a mano, una pieza única tejida con amor, que un importado no se sabe de dónde y del que hay millares repartidos por todas partes, pero te callas. Eres toda diplomacia.

Fuente: Pixabay

Estás tejiendo unos calcetines

Hay partido de fútbol en casa y todo el mundo comenta cada jugada. Tú sacas tu labor y te pones a tejer.
-¿No te interesa el fútbol?
Quieres respondes ¡NO! y en su lugar respondes: "Puedo hacer dos cosas a la vez". Eres toda astucia.

Estás tejiendo una manta

Cuando conocen tu proyecto, te dicen:
-Así te entretienes.
Sin embargo, piensan: "Pobrecita, se tiene que aburrir mucho". Su tono de voz no deja lugar a dudas, son condescendientes. Optas por callarte, sabes que consumen telebasura. Eres toda inteligencia.


 Siempre habrá personas bien intencionadas (o quizás no tanto) con  alguna opinión sobre tu trabajo. Quédate con lo bueno y disfruta.

Saludos y ¡feliz crochet!

P. D.:  ¿Qué dice tu ganchilo sobre ti? Me encantará conocer tu experiencia.