Translate

lunes, 21 de noviembre de 2016

Mandala rápido en tonos azulados

Los mandalas son representaciones simbólicas del cosmos en el hinduismo y el budismo. Generalmente, se trata de figuras geométricas, sobre todo círculos, cuya función principal es apoyar la meditación. Cada forma geométrica y color tienen su propio significado.

Los mandalas son uno de los trabajos que más se reproducen en ganchillo, quizás por lo agradable  que son de tejer, porque nos permite aprovechar restos de otros trabajos o simplemente porque son muy relajantes. Se pueden ver en alfombras, ropa, piezas decorativas...



Hoy os traigo un pequeño mandala para colgar en la pared. Como decía al principio, los colores tienen un significado especial, así, el azul es paz, alegría, serenidad y satisfacción; el rosa, altruismo, dulzura y paciencia y el verde se relaciona con la naturaleza, la felicidad y la libertad. En cuanto a la forma, el circulo (la forma más frecuente) significa seguridad, lo absoluto (también la lejanía).

Como lo voy a usar como adorno en la pared, le he añadido unas cuentas de cristal, aunque este último paso es opcional.

Materiales
Con restos de otros trabajos se pueden tejer pequeños mandalas, con 25 gramos de cada color hay más que suficiente.
-Hilo rosa claro,
-hilo verde pistacho,
-hilo celeste,
-hilo verde piscina,
-hilo azul ultramar,
-ganchillo del grosor adecuado al hilo. Yo he usado uno del número 2,5.
-una cuenta de cristal facetado.

Patrón
1. En color rosa, hacer un anillo mágico: cinco cadenetas (será la primera vareta más dos cadenetas), una vareta, dos cadenetas, repetir hasta tener seis varetas, cerrar el anillo con un punto deslizado en la tercera cadeneta.
2. Cambiar al color verde pistacho. En cada uno de los huecos que se han formado, se teje un punto piña de medias varetas, dos cadenetas, un punto piña de medias varetas.
3. Cambiar a color celeste. Una vareta, dos cadenetas, una vareta entre punto piña y punto piña de la vuelta anterior. (se formarán unas uves).
4. Cambiar a color verde piscina. En cada una de las uves que se han formado en la vuelta anterior, tejerán punto piña de medias varetas, tres cadenetas, un punto piña de medias varetas. Repetir en toda la vuelta.
5. Cambiar a color azul ultramar. En las tres cadenetas de la vuelta anterior, tejer tres varetas, tres cadenetas, tres varetas. Repetir en toda la vuelta.

El tutorial para tejer  el anillo mágico, el punto piña y el punto piña de medias varetas (o punto piña de medio punto) lo podéis (y otros puntos) lo podéis ver AQUÍ.

Para hacer el colgador, pasa una hebra de hilo azul ultramar, introduciendo los dos cabos por la cuenta de cristal afacetado. Anuda para asegurar y corta el sobrante.

Gracias por tu visita.

NOTA: Puedes añadir al mandala cuentas, plumas o amigurumis pequeñitos. Tu imaginación es el límite.