Translate

martes, 21 de marzo de 2017

Matemáticas y ganchillo: la unión perfecta

Quizás seas una maravillosa matemática y no lo sabes. ¿Por qué digo esto? Porque tejer precisa de pensamiento matématico. Y si quieres que tus hijos mejoren en esta asignatura, aprender a tejer (con dos agujas o a ganchillo) puede servir de ayuda.

Las escuelas han eliminado casi por completo asignaturas relacionadas con las manualidades. Aunque en algunos países como Finlandia ven sus beneficios en el desarrollo y aprendizaje de los niños.


Geometría hiperbólica. Via Proactive Art


En Estados Unidos, la investigadora Melissa Gresalfi, profesora asociada de educación matemática en la Facultad Peabody de Educación de la Universidad Vanderbilt, dice que las artes textiles como el tejido puede facilitar la comprensión de ideas difíciles de entender para los estudiantes. Su proyecto de KnitLab, con talleres y campamentos de verano de una semana para niños, es parte de un estudio exploratorio más amplio sobre la superposición entre matemáticas complejas, resolución de problemas y artes textiles. como tejer y hacer crochet.
  
Los expertos coinciden en que el tejido es una buena actividad para comprender conceptos matemáticos, de ingeniería, tecnología y ciencia . En  el KnitLab, Gresalfi primero enseñan a los niños a tejer, y una vez que son competentes, se les pide que realicen una serie de "desafíos" que ponen a prueba sus habilidades en la resolución de  problemas. ¿En qué consisten estos "desafíos"? En realizar pequeños trabajos como un cuadrado de punto formado por cuadrados concéntricos de colores alternos. En otro, los tejedores jóvenes diseñan su propia bolsa, y toman decisiones sobre su tamaño.

Los investigadores han encontrado que una vez que los niños dominan la logística del tejido básico, pueden pasar rápidamente a las habilidades más complejas de resolución de problemas y diseño.  En sus niveles más expertos, tejer ilustra en tres dimensiones conceptos de matemáticas de nivel universitario. El físico Richard Feynman recordó una vez que oyó dos mujeres universitarias discutir las propiedades de la geometría analítica, sólo para descubrir que una estaba mostrando a la otra cómo tejer un par de calcetines argyle.

Calcitnes argyle
Un grupo de matemáticos-artesanos ha comenzado a explorar las posibilidades de vanguardia y matemáticas del tejido. A partir de 2005, las hermanas Margaret y Christine Wertheim, del Instituto de Imaginación de Los Ángeles, decidieron crear conciencia sobre los efectos del cambio climático y la contaminación y crearon un arrecife de coral compuesto de organismos de crochet que mezclaban arte, ciencia, matemáticas y artesanía . Y la profesora de matemáticas de la Universidad de Cornell Daina Taimina, autora del libro Crocheting Adventures with Hyperbolic Planes,  utiliza la técnica del ganchillo para crear objetos matemáticos complejos. 

Lo más curioso de todos es que las tejedoras y los tejedores normalmente no son conscientes del uso matemático que desarrollan en sus tejidos. Sin embargo, introducir este tipo de actividades en el currículum escolar podría ayudar a los alumnos a visualizar las matemáticas "en acción" y facilitar su aprendizaje.

Sucesión de Fibonacci tejida a ganchillo
El proyecto KnitLab no se completará hasta 2018, pero los resultados parecen prometedores y quizás sea el primer paso para introducir en primaria y secundaria las artesanías con el objetivo de potenciar las competencias científicas del alumnado.

NOTA: Este post es un extracto del artículo aparecido en Bright Heads.