Translate

lunes, 26 de marzo de 2018

¿Se riza tu tejido a dos agujas? Consejos para evitarlo

Normalmente publico posts relacionados con el ganchillo, pero en esta ocasión, voy a hablar sobre el tejido con dos agujas.

Hace unos días leí un artículo con consejos interesantes para evitar que tu tejido se curve por los bordes cuando empleamos el punto derecho-revés (puedes leer el artículo completo en inglés AQUÍ).

Esto es algo que occurre sobre todo entre principiantes, pero también es frecuente entre tejedores avanzados y suele generar frustación porque impide ver el tejido al completo.

El temido rizo en la labor tiene que ver con el tamaño y la forma de los puntos. La vuelta del derecho del tejido (el lado que forma las puntadas en forma de V) es más corto y ancho que la vuelta del revés (el lado con las protuberancias). Debido a que en este tipo de labor  todos los puntos van en la misma dirección, no se obtiene el mismo equilibrio de puntadas. El resultado es que el tejido se curva. Esto se observa especialmente al tejer bufandas. La curva es un problema sobre todo en las bufandas.

Para que esto no ocurra hay varias soluciones.

1. Añadir un borde al tejido con puntos del derecho.

El punto santa clara o punto bobo (todos los puntos se tejen del derecho) es el primero que aprendemos  y tiene la ventaja de que no se curva en los bordes. Añadir unos bordes con este tipo de punto es una técnica sencilla y fácil de aplicar. Dos o tres puntos en cada borde serán suficientes. Esta es la que uso normalmente. 




2. Bloqueo húmedo

Es un técnica útil con hilos poco pesados. Se trata de humedecer con un spray o aplicar vapor al tejido. Yo prefiero esto último. Se trata de fijar el tejido con alfileres a una toalla mullida (puedes doblarla). Se Aplica vapor con la plancha pero SIN TOCAR EL TEJIDO. Luego se deja secar con los alfileres. Se puede repetir el proceso si es necesario. 

3. Puntada acanalada

O lo que es lo mismo: tejer  los bordes con punto elástico. Es una variante de la primera opción.



4.  Coser una pieza de tela

Si optas por esta solución, trata de elegir una tela de un peso similar al hilo o lana que uses. A mí me gusta especialmente para las mantas de sofá. También queda bien un ribete de ganchillo.





5. El rizado realmente no te importa

Que el tejido se curve no es el fin del mundo. Si estás tejiendo, por ejemplo,  una chaqueta,  cuando las piezas se unen no se aprecia si los bordes se han rizado o no.

Elige la opción que más te interese y disfruta del tejido.